PORQUE ES BONITO RECORDAR, HOY RECUERDO

15 de octubre, 2015

Porque es bonito recordar, hoy recuerdo. Es 15 de octubre. Y jueves, el mismo día de la semana en que cayó esta fecha en 2009. Han pasado seis años y la efeméride comienza ya a teñirse de esa pátina de las cosas añejas, de esa nebulosa que endiosa los recuerdos a la par que difumina algunos detalles.

Porque es bonito recordar, hoy recuerdo que entonces yo ni imaginaba que mi primera novela, EL FARO DEL UNICORNIO, acabada tan solo unos meses antes, podía estar entre “las elegidas”, entre las diez obras finalistas del inalcanzable PREMIO PLANETA. El mundo de las letras me era totalmente ajeno, y solo un ímpetu iluso de escritor novato me empujaba hacia el torrente literario en el que deseaba zambullirme con todas sus consecuencias. El bautismo no pudo ser más completo ni tener mejores padrinos.

Foto Premio Planeta 2009 

En todos los diarios nacionales, locales, incluso en la televisión, se hicieron eco de aquellos afortunados autores y novelas que habían merecido sobresalir, a juicio del estricto jurado del galardón, de entre los 492 manuscritos presentados. Yo me enteré de casualidad en el trabajo, y no terminaba de creérmelo. Aquí, como ejemplo, la noticia de La Vanguardia del día 8 de octubre de 2009.

LA VANGUARDIA 08/10/2009 FINALISTAS PREMIO PLANETA

Porque es bonito recordar, hoy recuerdo que la gala de entrega del premio fue maravillosa. Yo ejerciendo de perfecto “Ceniciento”, deslumbrado con la pomposidad y el glamour social de un acto que tiene más de empresarial que de literario, pero que al recién llegado le parece lo más grande que ha visto, (¡porque es lo más grande que ha visto, hasta entonces!). Conocer a gente estupenda de dentro y de fuera del mundillo, a gente conocida y a gente anónima que podría copar las portadas de cualquier prestigioso suplemento cultural, fue ya en sí mismo un premio de valor incalculable. Flirtear con las dos obras que se llevaron los galardones, empatar con ellas en todas las votaciones cargadas de emoción y sucumbir un segundo a la irracional esperanza de alcanzar el triunfo, fue una guinda que superó mis más optimistas expectativas. El día siguiente amanecí con el temor de haber soñado una experiencia inolvidable, pero la realidad no desmentía mis impresiones, más bien las confirmaba. Un diario canario fue el encargado de ratificar que, efectivamente, había subido al pódium de ganadores del PREMIO PLANETA 2009.

eldia es 16 10 2009

Lo que vino después es otra historia, mi historia personal de escritor en el interior del universo literario. Aunque siempre tendré motivos de agradecimiento al PREMIO PLANETA, ya que me aportó la confianza que yo precisaba para considerarme escritor y enfocar mi carrera en las letras desde un punto de vista totalmente profesional.

Porque es bonito recordar, hoy recuerdo que es 15 de octubre y quiero dar la enhorabuena a los suertudos finalistas de esta edición del año 2015, deseándoles, por encima de todo, que no desaprovechen ni un segundo del evento del que forman parte por derecho propio.  

Publicado en: Amapola Negra, El Faro del Unicornio, Futbolopatía